Midi Dossau, Pirineos, 2884 msnm.


 Midi Dossau, Pirineos, 2884 msnm.


Uno de los picos míticos de los Pirineos, uno de los más codiciados por todos los montañeros que se precien de decir que son montañeros, y que es un pequeño reto subir y bajar, ya que hay que tener algunos conocimientos serios en este tema de la montaña antes de atreverse a subir a él, y, sobre todo, bajar.
La subida se hace por unas chimeneas por las cuales hay que hacer sencillas trepadas, pero debido a las vistas y la exposición, hay que tener la cabeza bién amueblada.
La bajada ha de hacerse rapelando, y es aquí donde hay que saber la técnica correcta para realizar tal actividad. Son 4 rápeles, el más largo de más de 20 metros, con lo cual es necesario subir una cuerda de 60 metros, además de todo el material individual para rapelar (arnes, casco, descendedor, cordino para machard, mosquetones...)
Este verano, una buena amiga me invitó a compañarla en esta aventura, y por supuesto que dije que sí, así que salimos para allá un fin de semana.
El plan era llegar allí el viernes por la noche y acercarnos a dormir de vivac cerca del refugio de Pombie. El sábado hacer cima y bajar al Lac de Bious-Artigues a dormir y el domingo seguir dando toda la vuelta alrededor del Midi para volver al coche, todo en sentido antihorario.

Salimos el viernes por la tarde de Madrid y llegamos a Portalet casi al anochecer, con todo nublado. Vistas al circo de Aneou.











Empezamos a caminar de noche, y en un par de horas, llegamos al Refugio de Pombie. Hicimos vivac en el exterior, y nos despertamos con estas vistas a nuestra cima de ese día.













Desayunamos, recogimos y empezamos a caminar hacia el Col de Suzon, desde donde se realiza la subida a la cima.













Vistas desde Col de Suzón hacia el Midi.













Escondemos algunas mochilas con la mayoría del peso, y empezamos la subida con el material mínimo y algo de comida y agua por si acaso.
Esta es una de las chimeneas de subida.





















Vamos sobrepasando chimeneas y llegamos a terrazas preciosas...





















... con vistas espectaculares a nuestro alrededor













La ultima terraza se convierte en pedrera













Y llegamos a la cimaaaaa!!!!













Las vistas son increibles, mires a donde mires


Pero no nos íbamos a quedar aquí para siempre, aunque el lugar sea impresionante, ¿no, chicos? ¡Pues para abajo, ale!













A empezar a bjar chimeneas, esta con clavijas...





















...y comenzamos a rapelar.
Lau:















Jose, terminando el primer Rapel













El escritor de esto, posando durante el segunda rapel.





















Javi, el otro integrante, durante otro de los rápeles





















La bajada era rápeles y chimeneas. Ya se vé la zona donde termina el destrepe y comienza la caminata.





















Recogimos todo y continuamos el camino, ya que todavía nos quedaba el resto de ruta que habíamos programado, la cual consistía en dar toda la vuelta al Midi.
Este es el valle hacia el norte que nos bajaría hasta el lago de Bious Artigues, en donde haríamos noche.













Un giro hacia el Oeste y un vistazo atrás al valle por donde estamos bajando.













El camino nos lleva a cruzar un bosque y me entretengo con algunas foto artística













Llegamos al lago. Otra foto artística del lago esta vez.













Paramos al puie del lago a tomar un refresco y una pizza en un puesto ambulante, y luego continuamos un poco el camino hasta una zona de pernocta en donde pasamos la noche

A la mañana siguiente , despertamos con el Midi visto desde la otra cara.













Tras desayunar y recoger comenzamos el camino de vuelta al coche,  dirección sur ahora, subiendo el camino que iba al lado del rio, al principio por el bosque













Se termina el bosque y salimos amplias praderas,













Seguimos subiendo y paramos un segundo a mira atrás. De allí al fondo venimos.













Aquí viene lo duro, la subida y con el calor de media mañana... ¡OZÚ!
Mirémosla una vez terminada...













Desde unas praderas, donde termina la subida , poco antes de Col de Peyreget, hacemos esta foto artística con mis gafas.













Y aquí está el ansiado collado de Peyreget, desde solo queda bajar hasta el coche.













Ya se vé allí al fondo la frontera del Portalet y un poco más abajo está el aparcamiento donde dejamos el coche.













Llegamos al coche, bajamos al Valle de Tena, en donde nos dimos una comida-homenaje y volvimos a casa tras un fin de semana inolvidable, disfrutón y fantástico, en dodnde subimos a uno de las montañas más bonitas de Pirineos. Disfrutona a tope, una ruta que encantaría a cualquiera.
Aquí dejo el mapa de la zona. El parking está abajo a la derecha, y la vuelta la hicimos en sentido contra las agujas del reloj.















Espero que os haya gustado esta crónica de un fin de semana espectacular con unos compañeros de lujo (Gracias, Lau, Jose y Javi)
Sé que no habeis disfrutado tanto como yo ése fin de semana, pero deseo que os haya resultado entretenido el relato y os haya gustado.
¡¡¡Abrazos!!!

2 comentarios:

Mundsocks dijo...

Enhorabuena por la ruta completada, un clásico de nuestro alpinismo. Y muy chula la foto de las gafas (en serio). Soy diseñador y creo que podría ser la portada de un libro de montaña. Un saludo! Alberto

Pablo Faraldo Sanjurjo dijo...

Gracias, Mundsocks!
La foto de las gafas es una foto que ya le he visto a algunos compañeros de montaña en otras ocasiones, y en esta me apetecía a mi hacerla, así que... ¡ahí está!