Circular a Siete Picos desde Navacerrada.
El pasado sábado dia 14 decidimos hacer una ruta por una cordillera muy reconocida de la sierra de Madrid, la cordillera de Siete Picos. Salimos del aparcamiento a las 8:30 aproximadamente camino del Cerro del Telégrafo para recorrer la cordillera, llegar a collado ventoso, bajar hasta la pradera de Najalasna y volver a Navecerrada por la Senda Herreros.
El día fue totalmente soleado, sin una sola nube y con una temperatura muy agradable.


Una mirada desde el aparcamiento hacia la zona de Peñalara.
Remontando la pista de esqui, camino del Alto del Telégrafo.

Continuamos la ruta hacia el Cerro del Telégrafo, donde está, la estatua de la Virgen de las Nieves.

Unas fotos con la Virgen de las Nieves.


Continuamos la ruta por la Pradera de Siete Picos.

En la subida hacia Siete Picos había unas vistas preciosas.

Llegando a lo alto de Siete picos, nos encontramos con estos cuatro árboles, mirando hacia Segovia.

Y otra mirada hacia Madrid.

La bola del Mundo, llegando a Siete Picos.

Rodeamos el primero y más alto de los siete, ya que con la nieve nos daba demasiado respeto subir a él escalando.



Y nos encontramos preciosas estampas de la nieve en las rocas.





Entre el 5º y 6º pico tomamos el camino hacia Collado Ventoso, en donde hay un cruce de caminos en donde se juntan la Senda Schmid y la Senda de los Alevines.

Tomamos la Senda de los Alevines camino del séptimo pico, el de Majalasna. Aquí había tramos en los cuales la nieve era más profunda y blanda

Y llegamos a la Pradera de Najalasna, en donde está el pico. Aquí nos paramos a comer. (esta vez no hay del bocata, ya lo llevábamos hecho)

El pico de Najalasna a mis espaldas cuando empezamos de nuevo a caminar tras la comida

Bajamos hasta la Pradera de Navarrulaque para coger el Camino de la Pata de la Cabra, o Senda Herreros

El comienzo de la senda.

Al poco rato llegamos a las Rocas de Lain, un bello lugar para detenerse a descansar y meditar, pero el tiempo empezaba a echársenos encima, queríamos llegar arriba a la Pradera de Siete picos antes de que se hiciera de noche.

Lo que no nos dió tiempo. Vinos anochecer a mitad de la Senda Herreros.

La cual nos entretuvo demasiado con algunas fuertes subidas, y nieve por encima de las rodillas todo el camino.

En este tramos nos agobiamos un poco debido a nuestro desconocimiento del recorrido, y caminar siempre cuesta arriba con nieve casi hasta la cintura. Lo que hubieran sido dos o tres horas, se convirtió en... ¡¡cinco!!
Llegamos al parking de Navacerrada avanzada la noche, pasadas las 21:30 tras caminar más de dos horas con una pequeña linternilla que llevábamos. No tenemos fotos de esto, porque las cámaras las guardamos en la mochila y en lo único que pensábamos era en llegar a la Pradera de Siete Picos, ya que una vez allí, eran 40 minutos al tranquilamente.

Por último os dejo el mapa. Los puntos azules son nuestro recorrido.

2 comentarios:

Hinterstoisser dijo...

Madre mía, "pa haberus matao"...la senda Herreros en condiciones invernales puede tener su miga...

Experiencias como esta que nos relatas, me hacen recapacitar sobre las veces que nos ponemos ambiciosos objetivos...de los que solemos salir bien parados...

Aún así debemos de ser conscientes de que las pateadas que nos hacen disfrutar en condiciones normales, en invierno se pueden convertir en un infierno.

Y es que ya lo decía el bueno de Fernando Fernán Gómez, que en la gloria este...

"Las bicicletas son para el verano"

...un abrazo y a cuidarse...Salud y Montaña.

enrique galve garcia dijo...

LA SIERRA DE GUADARRAMA ES PRECIOSA, HEMOS PATEADO TANTO POR ELLA QUE A VECES OLVIDAMOS EL PRIVILEGIO DE ESTAS MONTAÑAS TAN CERCA DE CASA.UN SALUDO.